Más información sobre cookies
X

Alimentación y bebidas

Planificación de las comidas

Una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta al planificar una comida es que las personas puedan tener tiempo para comer tranquilamente,relacionarse y disfrutar del discurso si lo hay. Por regla general hay que dar de 30 a 40 minutos para un desayuno continental, de 45 a 60 minutos para un desayuno completo, de 45 a 60 minutos para la comida y 20 minutos por plato para la cena.  Para la pausa café permita 15 minutos para grupos hasta 100 personas, 30 minutos para hasta 1.000 personas y de 30 a 45 personas para grupos superiores a 1.000 personas.

Asegúrese de preguntar a todos los participantes por sus necesidades concretas, alergias o restricciones alimentarias.  Si ha adquirido un paquete completo de reuniones (CMP), las pausas para café y las comidas están incluidas. Si ha contratado una reunión a la carta, planifique lo siguiente: dos tazas de café o té por persona para la pausa matutina y una taza de café/té o refresco por persona para la pausa vespertina. Considere la posibilidad de tener un bufé para el almuerzo para pequeñas sesiones de trabajo en grupo.

El bufé permite variedad y un servicio rápido.  Algunos establecimientos tienen requisitos mínimos para bufé, pregunte con antelación cuál es el mínimo necesario y cualquier posible cargo adicional. Para más comidas formales y/o mesas para VIP, considere la posibilidad de tener un camarero por mesa.  Lo habitual es tener un camarero para cada dos mesas en cenas de tres a cuatro platos y un camarero por cada tres mesas para las comidas.  Compruebe con el local los posibles gastos adicionales por disponer de camareros adicionales.

Considere la opción de mesa de ensaladas o postres para acelerar los tiempos de servicio y acomodarse al programa.

Considere la alternativa de servir vino en las comidas en vez de barra libre para controlar el gasto y dar un toque de elegancia a las comidas.  Dependiendo del tamaño de la copa de vino, una botella sirve de 4 a 5 copas y hay que proporcionar 1 o 2 copas por persona por comida.

Pregunte si habrá gastos extra de propinas o cubierto, gastos de apertura, trinchador, camarero de barra, etc.

Compruebe con el local los tiempos estimados para cada comida para concretar un buen programa para los ponentes, premios, etc.

Sirva comidas diferentes y saludables durante las recepciones de cocktail, que estén en sintonía con las tendencias más actuales y que sean apetitosas a la vista.  Si hay barra, lo ideal es que haya un camarero por cada 75/100 personas.  Para menos de 100 personas se debe pagar en barra por las bebidas.  Ofrezca bebidas no alcohólicas además de cerveza, vino y licores de primeras marcas.  Considere la posibilidad de ofrecer un licor de la casa durante un periodo de tiempo limitado o un número limitado de bebidas por persona para controlar el gasto en bebidas alcohólicas.

Decoración y creatividad en eventos de restauración

La decoración puede ser la diferencia de un evento.  Para la suya, pregunte por la mantelería, centros de mesa y decoración para el bufé que haya disponible en las instalaciones.  Hoy en día existen proveedores que alquilan todo tipo de decoraciones para eventos especiales que pueden mejorar sensiblemente la atmósfera. Pida referencias a los encargados del catering o de la restauración de la conferencia.  Piense algo diferente para los centros de mesa.  Objetos como el producto de su cliente o mercancías publicitarias pueden ser una gran alternativa a las flores.

Decoración y creatividad en eventos de restauración

La decoración puede ser la diferencia de un evento.  Para la suya, pregunte por la mantelería, centros de mesa y decoración para el bufé que haya disponible en las instalaciones.  Hoy en día existen proveedores que alquilan todo tipo de decoraciones para eventos especiales que pueden mejorar sensiblemente la atmósfera. Pida referencias a los encargados del catering o de la restauración de la conferencia.  Piense algo diferente para los centros de mesa.  Objetos como el producto de su cliente o mercancías publicitarias pueden ser una gran alternativa a las flores.